El Congreso aprueba por amplia mayoría el canon por préstamo de libros

A pesar del envío de miles de postales a los grupos parlamentarios, además de un Dossier informativo elaborado para la ocasión, nuestros representantes no han tenido ninguna duda para aprobar un texto que contempla dicho canon de una manera amplia.

Nos preguntamos lo siguiente:

  1. Si los derechos por préstamo de pago corresponderán en un 70% al autor y en un 30% a la editorial, ¿qué herederos de Cervantes, Shakespeare, Aristóteles, Platón, Homero, Ovidio, Calderón de la Barca, Gustavo A. Bécquer, Lope de Vega, Pérez Galdós, Quevedo, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Zorrilla y tantísimos otros van a recibir los derechos de préstamo?
  2. ¿Qué autores van a recibir los derechos de préstamo de obras legislativas, exentas de derechos de autor?
  3. ¿Cómo se van a regular los pagos a los autores extranjeros?
  4. ¿Cómo se van a regular los pagos a los autores no socios de entidad de gestión alguna?
  5. ¿Cómo se va a fiscalizar la actuación de estas entidades privadas que reciben el pago para verificar que el sistema de cálculo para el pago a los autores es un sistema no apropiatorio?

Seguimos trabajando.

Plataforma contra el Préstamo de Pago

Profesores de enseñanza primaria y secundaria contra el canon

LAS BIBLIOTECAS NO DEBEN PAGAR POR EL PRÉSTAMO DE OBRAS

Como profesores de enseñanza primaria y secundaria, y, por tanto, usuarios de bibliotecas, ante la exigencia de la Comisión Europea de aplicar de forma indiscriminada la normativa comunitaria sobre pago por préstamo de obras, sin realizar las históricas excepciones representadas por bibliotecas, archivos y otros centros de información e investigación, manifestamos nuestro rechazo a que las bibliotecas, archivos y centros públicos de información deban pagar por el préstamo de obras.

Esta medida supondría la consideración de las bibliotecas y los centros públicos de información como entidades comerciales y no como instituciones culturales, necesarias para el desarrollo de los ciudadanos y el ejercicio del derecho a la educación, la información y la lectura que la Constitución Española reconoce.

Creemos que el pago por el préstamo de obras en centros públicos de información implicaría un retroceso en las colecciones de las bibliotecas y otros centros.

En 1998 las bibliotecas públicas españolas gastaban una media de 3,64 euros por habitante, mientras que la media de Unión Europea era de 13,35 euros. La aplicación del canon por préstamo de obras vendría a empeorar la situación actual, ya de por sí preocupante.

Las bibliotecas, como agentes implicadas en la formación, la información y el entretenimiento de los ciudadanos, suponen un inmejorable medio para la promoción de la creación y la difusión de la cultura y el pensamiento, papel que siempre han desempeñado de forma desinteresada. Cualquier carga por el préstamo de sus obras supondría un retroceso en sus servicios y colecciones.

De igual forma, apoyamos las declaraciones de los colectivos y profesionales que ha manifestado su protesta contra la aplicación de la medida del pago por préstamos en bibliotecas, al tiempo que felicitamos a los autores que renuncian a este posible cobro, conscientes de la labor cultural, educativa y social que desempeñan las bibliotecas y los centros públicos de información.

Por este motivo, pedimos a la Administración que haga cumplir la legislación española, que exime del pago de derechos de autor a entidades sin fines lucrativos e instituciones de carácter cultural y científico, y que comunique cuanto antes a la Comisión Europea la exención de este pago, a fin de cumplir la normativa comunitaria.

Puede adherirse desde nuestra página de adhesiones.

José María Pérez Zúñiga: Contra el canon

Reproducimos, con permiso de su autor, el artículo de José María Pérez Zúñiga publicado en el diario Ideal de Granada.

Contra el canon

Las bibliotecas son las residencias de la cultura, y pedir un canon por el préstamo de un libro es como cobrar una entrada, ofrecer a tu invitado una charla amable para exigir que te la compre después, convertir a los autores en ladrones de la palabra y a los lectores en cómplices de un delito de apropiación indebida, pues el lenguaje y la inteligencia no son de nadie, aunque algunas Administraciones pretendan convencernos de lo contrario. Lógicamente el autor y el editor deben cobrar por su trabajo, pero cuando un libro llega a una biblioteca ha saltado una barrera, del mismo modo que pasados 70 años desde su muerte los derechos sobre la propiedad intelectual de un autor pasan a ser de la humanidad, al fin y al cabo la fuente de la que el primero bebió y que le permitió escribir una obra que se unirá a la larga senda del conocimiento humano, en la que los escritores ostentamos un muy modesto papel. La Biblioteca de Andalucía, sin ir más lejos, es una suerte de templo donde se encuentran lectores y escritores, donde coinciden presentaciones de libros y lecturas solitarias, el enfermo de literatura y el visionario, muchos padres con sus hijos para que éstos puedan también aprehender el mundo a través del papel. Sin embargo, en la ‘Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas’, ley elaborada a instancias de una directiva europea y que ya está en el Parlamento, se va a incluir el préstamo de pago; concretamente, las bibliotecas tendrán que abonar 20 céntimos por libro prestado, en lo que es una aplicación demasiado rigurosa de la normativa existente sobre propiedad intelectual, cuando no un caso flagrante de doble imposición, paradójicamente en este caso por parte de unos particulares -editor y autor-, aunque auspiciada por el Estado. Pues la realidad es que ese libro se ha tenido que pagar previamente para que llegue a una biblioteca, con lo que ya están cobrando sus derechos tanto la editorial como el autor. Y no nos vale tampoco el argumento de que va a ser el Estado quien se haga cargo de pagar ese canon -si es así finalmente-, pues a nadie se le escapa que ninguna Administración presta un servicio público que no sea sufragado de un modo u otro con los tributos de los ciudadanos. Por otra parte, un escritor a lo que aspira es a que le lean, y en este sentido somos los escritores los que estamos en deuda con las bibliotecas y sus funcionarios. Tanto quejarnos del descenso del nivel cultural en nuestra sociedad, de las dificultades de las políticas de fomento de la lectura, y ahora vamos a introducir una traba más, guiados únicamente por esa ley universal del lucro exagerado. Soy miembro de CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) y publico en una editorial que forma parte de un gran grupo comercial, los dos grandes beneficiados -entidades gestoras y editoriales- de esta medida ‘comercial’. Pero me niego -como muchos otros escritores- a que en mi nombre se materialice esta nueva expresión del mercantilismo inane de la cultura. Ésta no se encuentra en el bolsillo de nadie, sino en nuestro corazón y en nuestras cabezas. ¿No al préstamo de pago en las bibliotecas!

Editores contra el canon por préstamo de libros

El Estado español ha iniciado los trámites para a incorporar a su legislación la directiva europea 92/100, que obliga a las bibliotecas a pagar por prestar sus libros a los lectores. Esta directiva constituye un ataque a uno de los pilares del derecho de autor: el sistema de excepciones que garantiza la utilidad social de la propiedad intelectual –y, así, su legitimidad–, y que tradicionalmente ha amparado, entre otros usos, el préstamo bibliotecario. Es, asimismo, una norma netamente ideológica cuya única explicación es el intento irracional de llevar la privatización de los servicios públicos hasta sus últimas consecuencias.

La implementación del canon bibliotecario significará la reducción de los presupuestos que nuestras bibliotecas pueden dedicar a la compra de libros, lo cual afectará especialmente a numerosas ediciones minoritarias pero de gran valor bibliográfico. Todo ello en uno de los países de la Unión Europea con menor gasto social en bibliotecas y más atrasados en cuanto a indicadores de lectura.

Las bibliotecas son compañeras de viaje inseparables de cualquier editorial: como herramienta de trabajo, como memoria de su labor, y como encarnación de la dimensión comunitaria de la literatura. En un país como España, donde hay una producción editorial desmesurada sin relación con el número de lectores, la protección y ampliación de las bibliotecas supone una garantía de que los azares del mercado no condenarán al olvido nuestra labor profesional.

Por eso, los editores abajo firmantes exigimos al Ministerio de Cultura y al Gobierno de España que emplee todos los recursos a su alcance para evitar la aplicación de la directiva 92/100 estableciendo las alianzas necesarias con otros países de la UE cuyos gobiernos se han manifestado en contra de esta medida.

  1. Área de Edición y Producciones Audiovisuales del Círculo de Bellas Artes. César Rendueles.
  2. Ediciones Acuarela.
  3. Ediciones Akal, S.A.
  4. Ediciones Istmo.
  5. Ediciones del Oriente y del Mediterráneo. Fernando García Burillo. Inmaculada Jiménez Morell.
  6. Ediciones Trea, S. L.
  7. Editorial Legua.
  8. Editorial Traficantes de Sueños.
  9. Editorial Txalaparta.
  10. Foca Ediciones.
  11. H. Blume-Tursen, S.A.
  12. LADINAMO Libros. Carlos Prieto.
  13. Media vaca. Vicente Ferrer Azcoiti y Begoña Lobo Abascal.
  14. Factoría K de libros

Autores contra el canon por préstamo de libros

NO AL CANON POR EL PRÉSTAMO DE LIBROS

Nota: dispone de una lista más actualizada en:

Autores contra el canon

Las escritoras y los escritores abajo firmantes, conscientes de la importantísima función social de las bibliotecas públicas y de nuestra deuda con ellas, nos negamos rotundamente a cobrar un canon por el préstamo de nuestros libros.

Las bibliotecas prestan un servicio público de primerísimo orden; que ahora se pretenda hacerles pagar por cada préstamo efectuado es sencillamente inadmisible, y no vamos a permitir que se haga en nuestro nombre, cuando los verdaderos beneficiarios de esta medida serían las grandes editoriales y las entidades gestoras de (supuestamente) los derechos de los autores.

Nos negamos a servir de coartada a esta nueva maniobra de mercantilización de la cultura, y exigimos que no se cobre canon alguno por el préstamo de nuestros libros.

(Puede adherirse en nuestra página de adhesiones).

  1. Andrés Aberasturi
  2. Joaquín Mª Aguirre Romero
  3. Santiago Alba Rico
  4. Samuel Alonso Omeñaca
  5. Francisco Altemir
  6. Irene Amador
  7. Nuria Amat
  8. Miguel Ángel López Muñoz
  9. Enriqueta Antolín
  10. Javier Azpeitia
  11. Fernando Báez
  12. José Manuel Baraibar
  13. Luis Bartolomé Marcos
  14. Andrés Berlanga
  15. Juan Antonio Bermúdez Bermúdez
  16. Gloria Berrocal
  17. Marcel Bertolesi
  18. Shanti Barrios Fernández
  19. Angel Luis Calle
  20. Rita Candame
  21. Pedro Carrillo Rubio
  22. Manuel Carrión Gútiez
  23. Miguel Casado Mozo
  24. Juan José Castillo Alonso
  25. Miguel Ángel Cebrián Martín
  26. Fernando Chacón Fuertes
  27. Javier Climento Ortiz
  28. Pepe Colubi
  29. Flavia Company Navau
  30. Emilia Currás
  31. Coché Echarren
  32. Juan Echenique Pérsico
  33. Lucía Etxebarria
  34. Nacho Faerna García Bermejo
  35. José Luis Fernández Cabo
  36. Carlo Frabetti
  37. Amelia Gamoneda Lanza
  38. Javier García Blanco
  39. Ernesto García Camarero
  40. Juan García Campal
  41. Olvido García Valdés
  42. Javier Gimeno Perelló
  43. Ricardo Gómez
  44. José A. Gómez Hernández
  45. Julio Gómez-Alba Ruiz
  46. Ángel González Quesada
  47. Antonio González-Capitel
  48. Belén Gopegui
  49. Juan Gracia Armendáriz
  50. Agustín Hernández
  51. Óscar Herradón Ameal
  52. Yusuf Idris
  53. Andrés Jaque
  54. Tatiana Karsen
  55. Carlos Lapeña Morón
  56. Emilio Lledó
  57. Pedro López López
  58. Raquel Lozano Paris
  59. Igor Lugris Álvares
  60. Juan Madrid
  61. Mª Ángeles Maeso
  62. Antonio F. Marín Gonzalez
  63. Gustavo Martín Garzo
  64. Jesús Martín Jiménez
  65. Antonio Martínez Menchén
  66. Luis Mateo Díez
  67. Regino Mateo Pardo
  68. Óscar Maya Corzo
  69. José Antonio Millán
  70. Gonzalo Moure
  71. Zapopan Martín Muela Meza
  72. Pilar Muñoz López
  73. Andrés Neuman
  74. Pedro del Olmo García
  75. Luis Oporto Ordoñez
  76. Jaime Pastor Verdú
  77. José María Pérez Zúñiga
  78. Lucrecia Pérsico
  79. James Petras
  80. Xavier Puente DoCampo
  81. Juan Antonio Ramírez
  82. Iván Reguera Pascual
  83. Rafael Reig
  84. César Rendueles
  85. Pedro Rojo Pérez
  86. Vicente Romano
  87. Isaac Rosa
  88. Sara Rosenberg
  89. Lina Ru
  90. Javier Sábada
  91. Waleed Saleh
  92. José Luis Sampedro
  93. Fernando Sanz Santa Cruz
  94. Marta Sanz Pastor
  95. Francisco Serradilla
  96. Pascual Serrano
  97. Germán Sierra Paredes
  98. Jordi Sierra I Fabra
  99. Francisco Solano
  100. Carlos Taibo Arias
  101. Manuel Talens
  102. Maruja Torres
  103. Raul Tristán
  104. Javier Úbeda Fernández
  105. José Ramón Urquijo Goitia
  106. Carlos Varea
  107. Julia Varela Fernández
  108. Inmaculada Vellosillo González
  109. Agustín Velloso
  110. Antonio Ventura Fernández
  111. Francisco Vidal Castro
  112. Domingo Villar Vázquez
  113. Isabel Wences
  114. Elena Yágüez Pérez

Moción contra el canon de O Concello de Foz

O Concello de Foz aprobou no pleno do 17 de novembro de 2006, por unamimidade dos tres partidos integrantes do Pleno (PSOE, BNG e PP), unha moción presentada polo grupo socialista ao respecto. Resumen:

MOCIÓN DO GRUPO MUNICIPAL DO PSOE RELATIVA Ó DEREITO AO PRÉSTAMO DE LIBROS NAS BIBLIOTECAS LIBRE DE CALQUER TIPO DE PAGO.-

Sométese a consideración do Pleno Municipal a seguinte Moción do Grupo Municipal do PSOE:

1.- Amosar a nosa adhesión ao Manifesto en contra da directiva comunitaria, elaborado polo Grupo de Bibliotecas e Propiedade Intelectual da Federación Española de Sociedade de Arquivística, Biblioteconomía, Documentación e Museística (Fesabid), xunto con outros profesionais do sector, rechazando a posibilidade de que o préstamo público realizado nas bibliotecas e centros similares quede suxeito ao pago dunha compensación económica.

2.- Declarar e recoñecer que as bibliotecas, arquivos, museos, fonotecas e filmotecas cumplen unha función de difusión da cultura e o pensamento que supón un apoio ao fortalecemento dos valores democráticos. O pago dun canon iría en detrimento desta función de servizo social, plo que solicita ás institucións públicas que defendan a situación actual deste tipo de centros e se inhiba de aplicar a polémica legislación europea.

3.- Recoñecer a necesidade de asegurar o xusto equilibrio entre os intereses dos autores, os editores e a sociedade en xeral, paro destacando o interés que exercen as blibliotecas no sesenrolo e mantemento dunha sociedade democrática ao facilitar ó acceso a unha variedade inmensa de coñecementos, sendo as bibliotecas xa sufragadas polos impostor dos/as cidadáns/ás.

4.- Instar ao Governo da Nación a que en aras de defender os intereses da comunidade, defenda o mantemento do actual sistema de préstmo, comunicando á Comisión Europea a súa deternimación de aplicar o artigo 5.3 da mencionada directiva que deixa a posibilidade de que os estados eximan do pago de dereitos a certas entidades de pública utilidade, co fin de que o Estado Español poida deixar as bibliotecas fora desa reglamentación, a fin de que o expediente quede pechado.

5.- Mostrar o noso apoio ás medidas tomadas polos bibliotecarios deste país, iniciadas nas “Xornadas contra o préstamo de pago” celebradas o ano pasado en Guadalajara, en contra das propostas da Unión Europea de modificación da Lei de Propiedade Intelectual para o cobro dos dereitos de autor polos préstamos que se realicen nas bibliotecas.

6.- Deste acordo darase traslado ás seguites institucións: Ministerio de Cultura, Consellería de Cultura, Federación Española de Municipios e Provincias, Sociedade Xeral de Autores, Fesabid, Anabad e Dirección Xeral de Museos, Arquitos e Bibliotecas.

A moción é aprobada por unanimidade.

Moción contra el canon del Ayuntamiento de Oviedo

AYUNTAMIENTO DE OVIEDO
SECRETARIA GENERAL
D. JOSÉ Mª BOATAS CLAVERA, SECRETARIO GENERAL DEL PLENO DEL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE OVIEDO CERTIFICA:

Que el Ayuntamiento Pleno, en la sesión ordinaria celebrada el 6 de junio de 2005, adoptó el siguiente acuerdo:

==”. 2.3.2.- PROPOSICIÓN DEL GRUPO MUNICIPAL DE IZOUIERDA UNIDA RELATIVA A EXENCIÓN DE PAGO POR PRÉSTAMO EN BIBLIOTECAS PÚBLICAS.

Se da cuenta de la misma, de fecha 18 de mayo, que fue dictaminada favorablemente por unanimidad en la Comisión Plenaria de Bienestar Social y Educación celebrada el pasado 2 de junio, y que es del siguiente tenor:

==”0. Roberto Sánchez Ramos, portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida, presenta para su discusión y aprobación la Moción que luego se detallará en base a los siguientes

ANTECEDENTES:

Las bibliotecas públicas, y muy especialmente las bibliotecas municipales, son la primera célula de desarrollo de las políticas culturales. Las bibliotecas, archivos y hemerotecas de titularizad pública ejercen una labor fundamental en el desarrollo y mantenimiento de una sociedad democrática, y facilitan el acceso aun amplio abanico de ideas y opiniones. Asimismo, las bibliotecas públicas fomentan la lectura, sobre todo entre la población infantil y la juvenil, garantizando el justo equilibrio entre los intereses de los titulares y los de la sociedad, ya que ésta progresa y se desarrolla mediante la promoción de la investigación y la facilidad de acceso a las creaciones intelectuales.

Una de las actividades básicas de las bibliotecas es el préstamo de libros y, para que sea efectivamente un servicio para todos, según las recomendaciones de la UNESCO y la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA), ha de ser gratuito y libre de cualquier canon o gravamen.

No obstante, por un mal entendido desarrollo del derecho de propiedad intelectual, más conocido como derechos de autor, las sociedades de gestión de estos derechos reclaman, basándose en una directiva de la Unión Europea, el pago de un canon por el ejercicio del préstamo de libros. SI este canon llega a Imponerse en la práctica bibliotecaria, dados los pocos recursos que a esta actividad cultural suelen dedicarse, los presupuestos de las bibliotecas se verían notablemente mermados, lo que tendría muy malas consecuencias para el servicio bibliotecario.

Por todo esto, se hace necesario mantener el actual límite de préstamo que contempla la vigente Ley de Propiedad Intelectual en su artículo 37.1 como respuesta eficiente a una política de promoción cultural que además está en consonancia con el marco legal creado por la Directiva 92/100/CEE sobre venta, alquiler y préstamo, donde se establece en su artículo 5 la posibilidad de que cada Estado miembro determine libremente la remuneración por el préstamo de obras en función de sus políticas de promoción cultural, otorgándoles las potestad de eximir a determinados establecimientos de dicho pago, incidiendo en la importancia de los servicios de préstamo que ofrecen las instituciones públicas.

Por estos motivos, y ante la posibilidad de que el préstamo público en bibliotecas quede sujeto al pago de una compensación económica, los representantes públicos estamos obligados a defender el mantenimiento del actual límite de préstamos a favor de estas instituciones.

Por todo ello, se presenta al Pleno del Ayuntamiento la siguiente

MOCIÓN

1°) El Ayuntamiento de Oviedo solicita al Gobierno de la Nación que declare a las bibliotecas públicas exentas de paga por préstamo, atendiendo a la posibilidad recogida en la Directiva 92/100/CEE.

2º) El Ayuntamiento de Oviedo manifiesta su rechazo y disconformidad con la adopción de una tasa por préstamo de bibliotecas públicas.

3°) El Ayuntamiento de Oviedo muestra su apoyo a las medidas tomadas por los bibliotecarios de este país, iniciadas en las “Jornadas contra el préstamo de pago” celebradas el año pasado en Guadalajara, en contra de la propuesta de la Unión Europea de modificación de la Ley de Propiedad Intelectual para el cobro de los derechos de autor por los préstamos que se realicen en las bibliotecas públicas.

4°) De este acuerdo se dará traslado a las siguientes instituciones: Parlamento Europeo, Ministerio de Cultura, Consejería de Cultura, Federación Española de Municipios y Provincias, Federación Asturiana de Municipios, Sociedad General de Autores y Editores, Fesabid, Anabad, y Dirección General de Museos Archivos y Bibliotecas.”==

Se producen intervenciones que no se recogen en este certificado. Finalizadas las intervenciones, se somete a votación el asunto, que es aprobado por unanimidad de los 16 Concejales presentes del PP, los 5 del PSOE, los 2 de IU, y el Concejal no adscrito. “= =

Y para que así conste, expide la presente certificación, de orden y con el Visto Bueno del Ilmo. Sr. Primer Teniente de Alcalde, en Oviedo, a siete de junio de dos mil cinco, haciendo constar que este certificado se emite a reserva de los términos que resulten de la aprobación del acta correspondiente aún no recaída. (Art. 206 del ROF, R.D. 2568/86).

Vº Bº

EL PRIMER TENIENTE DE ALCALDE,

Alfonso Román López González

Descargar moción

Che cosa sta succedendo in Spagna

Reproducimos el artículo que nos dedica Non pago di leggere, web del movimiento italiano en contra del pago por préstamo de libros.

Che cosa sta succedendo in Spagna
ultimo aggiornamento: febbraio 2007

Dopo la condanna della Spagna da parte della Corte di giustizia europea, non sono mancate le reazioni del mondo bibliotecario e non solo. FESABID, una delle principali associazioni di categoria, ha ribadito in un comunicato la propria contrarietà ma nello stesso tempo ha avanzato una serie di punti “irrinunciabili” per la trattativa sulle modalità di applicazione della direttiva. Tra questi il fatto che il pagamento non sia a carico né delle biblioteche né degli utenti, che sia quantificato il valore dei servizi che la biblioteca rende ad autori ed editori, che sia mantenuto il sistema di eccezioni (ad esempio per le biblioteche scolastiche, per quelle in comuni inferiori a 5000 abitanti, ecc.), che la fissazione dell’ammontare delle tariffe sia effettuata di concerto con le associazioni bibliotecarie, che gli autori possano rinunciare all’imposizione del “canone”, e così via.

Più netta la posizione del “Commando” di bibliotecari contro il prestito a pagamento, ora ribattezzatosi “Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas”. In un comunicato il gruppo chiede al governo spagnolo di adoperarsi (insieme ad altri paesi europei) per una modifica della direttiva, e, se questo non fosse possibile, per una moratoria dell’applicazione. Una moratoria di 25 anni (o almeno fino a che gli standard bibliotecari spagnoli non raggiungano la media europea) era già stata richiesta il 6 aprile 2006 dalla Regione Castilla La Mancha. lettera B con scritta bibliotecari

Il Commando invita poi ancora una volta gli autori spagnoli a pronunciarsi e i bibliotecari a promuovere manifestazioni di fronte al parlamento (Congreso dei diputados) quando verrà discusso l’emendamento alla “Ley del libro, la lectura y las bibliotecas”, che conterrà il recepimento della direttiva. Intanto il Congreso ha ricevuto e ascoltato una delegazione di FESABID: che ha presentato una relazione [.pdf].
FESABID ha presentato degli emendamenti alla legge.
La “Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas” ha anche approntato un volantino [.pdf] da distribuire in tutte le biblioteche e una cartolina [.pdf].

Anche sul fronte degli autori in Spagna (a differenza che in Italia) qualcosa si muove. Mentre spuntano, attirati dallo specchietto per le allodole della direttiva, alcune associazioni di autori e traduttori che chiedono la rapida introduzione del “canone”, cominciano anche ad apparire su Internet e sulle pagine dei giornali le posizioni contrarie.

Ad esempio il noto giornalista e scrittore Andrés Aberasturi ha pubblicato un suo intervento, intitolato Suicidio culturale in cui dichiara che “come piccolo autore, abbastanza europeo e molto amante della lettura” prova una profonda vergogna e chiede che tutti i lettori che prendono in prestito un suo libro in biblioteca non solo non debbano essere costretti a sborsare un euro (né loro né lo stato per loro), ma ricevano il suo sentito ringraziamento.

José Antonio Millán, saggista e direttore editoriale, ha pubblicato nel suo blog “El futuro del libro” un intervento intitolato La notte dell’eclissi in cui, dopo aver ricordato le proprie esperienze di lettore in biblioteca, conclude che, come autore, considera un abuso rompere unilateralmente il patto che fino ad oggi ha legato scrittori e biblioteche. Questa la proposta finale di Millán:

“A proposito di questo canone propongo un accordo: gli autori che hanno pubblicato prima della sua entrata in vigore, potranno essere letti gratuitamente in biblioteca. Quelli che pubblicheranno da oggi in poi, si pronuncino apertamente e dicano se vogliono percepire denaro per il prestito dei loro libri”.

L’avvocato Javier de la Cueva, che ha promosso molte cause legali e petizioni contro l’introduzione del “canone” in Spagna, ha pubblicato un articolo su “El Pais digital” in cui si contesta per filo e per segno un altro caposaldo dell’offensiva sulla proprietà intellettuale: l’introduzione di una tassa sui supporti vergini per ogni registrazione audiovisuale. La risposta delle società di gestione dei diritti (SGAE) non si è fatta attendere…

Su “Educación y biblioteca” è apparso un articolo di Carlos Lapeña Morón “A vueltas con el canon” [.pdf], bibliotecario e scrittore, che potete leggere anche in traduzione italiana “Ci risiamo con il canone” (a cura di Valeria Rampulla).

Lo scrittore José Luis Sampedro ha “messo a disposizione della campagna contro il prestito a pagamento in biblioteca” un bel testo intitolato Por la lectura. L’articolo può essere liberamente riprodotto e diffuso. Uscirà nei prossimi giorni per larepublica.es. Lo scrittore doveva concedere in questi giorni una intervista alla TV Canaria e aveva rifiutato; ora si è dichiarato disponibile a tenerla nella sede della Biblioteca del Estado, a condizione che si parli del prestito a pagamento.

Su questo testo dell’italospagnolo Carlo Frabetti si stanno raccogliendo adesioni da parte di autori e scrittori:

Las escritoras y los escritores abajo firmantes, conscientes de la importantísima función social de las bibliotecas públicas y de nuestra deuda con ellas, nos negamos rotundamente a cobrar un canon por el préstamo de nuestros libros. Las bibliotecas prestan un servicio público de primerísimo orden; que ahora se pretenda hacerles pagar por cada préstamo efectuado es sencillamente inadmisible, y no vamos a permitir que se haga en nuestro nombre, cuando los verdaderos beneficiarios de esta medida serían las grandes editoriales y las entidades gestoras de (supuestamente) los derechos de los autores. Nos negamos a servir de coartada a esta nueva maniobra de mercantilización de la cultura, y exigimos que no se cobre canon alguno por el préstamo de nuestros libros.

Tra gli scrittori che hanno già sottoscritto figurano, oltre a Sampedro: Belèn Gopegui, Martín Garzo, Manuel Talens, Santi Alba, Carlos Taibo, Domingo Villar Vázquez, José Luis Sanpedro, Lucrecia Pérsico, Joaquín Mª Aguirre Romero, Marta Sanz Pastor, Isaac Rosa, Clara Janés, Antonio Colinas, Jorge Riechmann, Andrés Sánchez Robayna, Fernando Arrabal, Antoni Domenech, Francisco Fernández Buey, Javier Sádaba, Antonio Lucas, Ruth Toledano, Carlos Fernández Liria, Montserrat Galcerán, Félix de Azúa, Félix Romeo, Gabriel Jackson, José María Ripalda, Juan Antonio Ramírez, David Trueba, Mariano Maresca, Lorenzo Silva, Soledad Puértolas, Julio Llamazares, Víctor Lenore, Pablo Caruana, José Luis Pardo, Amador Fernández Savater, Juan Ángel Vela del Campo, Ignacio Amestoy, Miguel Ángel López, Manuel Talens, Miguel Ángel López Muñoz, Juan Echenique Pérsico, Amelia Gamoneda Lanza, Fernando Sanz Santa Cruz, José Antonio Millán, Ricardo Gómez, Esther Ortas Durand, César Rendueles, ecc.

E per finire (?) potete leggere il testo della lettera a “El Pais” preparata da Pedro López López (“Biblioteche minacciate”). Lettere analoghe stanno per essere inviate a molti altri giornali.

BIBLIOTECAS AMENAZADAS
Señor Director,

Recientemente, una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia obliga a España a cumplir con la directiva 92/100, que grava el préstamo de libros en bibliotecas. La sentencia y la directiva siguen consolidando la “Europa de los mercaderes” que contempla impertérrita el progresivo acoso y derribo de los servicios públicos. En una vuelta de tuerca más en la lógica mercantilista, ahora las entidades de gestión, que representan fielmente los intereses de los grandes poderes editoriales, quieren cobrarnos por tomar prestado un libro de la biblioteca. En concepto de derechos de autor, se nos dice. No es cierto: la inmensísima mayoría de los autores no van a percibir un euro de lo que van a recaudar estas entidades y son más promocionados en las bibliotecas que en las librerías. Los derechos de autor ya están contemplados en el precio del libro. ¿Tenemos que consentir que haya que pagar también por el préstamo? ¿Y una vez aceptado este paso, cuál será el siguiente? De momento, se nos dice por parte del Ministerio de Cultura, “no paga el usuario”. ¿Entonces, quién paga, si las bibliotecas se financian con nuestros impuestos?

Si seguimos aceptando la mercantilización de los servicios públicos y de los bienes comunes (como el conocimiento y la cultura, patrimonio social que está pasando a manos privadas), no pasará mucho tiempo para que tengamos que pagar por respirar. Desde luego, así no se promociona la lectura; España es un país con bajo gasto social en bibliotecas y con pobres índices de lectura, y este nuevo impuesto es una desgraciada actuación que va a empeorar las cosas. No podemos consentir que la biblioteca, como bien público que tenemos que proteger, sufra este tipo de tropelías.