La Plataforma contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas sigue oponiéndose al canon por el préstamo de libros

El viernes entregan al Defensor del Pueblo las firmas recogidas en contra de la directiva europea 2006/115/CE (antes 92/100/CEE)

El próximo viernes 24 de octubre, coincidiendo con la celebración en España del Día de la Biblioteca, la Plataforma contra el Préstamo de Pago en bibliotecas entregará al Defensor del Pueblo cerca de 100.000 firmas pidiendo la anulación de la directiva europea 2006/115/CE (antes 1992/100/CEE), que establece que los autores pueden prohibir el préstamo público de sus obras o, en su defecto, han de ser compensados económicamente por ello.

Esas firmas, unidas a las entregadas anteriormente por este mismo colectivo al Defensor del Pueblo y al Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid (237.150) totalizan casi 350.000 en contra del denominado préstamo de pago.

Las bibliotecarias y bibliotecarios españoles comenzaron hace años una firme campaña de movilizaciones en contra de la Directiva europea de 19 de noviembre de 1992 sobre derechos de alquiler y préstamo y otros derechos afines a los derechos de autor en el ámbito de la propiedad intelectual –nombre oficial de la directiva que establece el sistema de préstamo de pago- del que esta entrega de firmas es tan sólo un acto más.

En un principio se pidió al Gobierno español que no traspusiese la norma europea a la legislación nacional. Una vez que dicha trasposición se ha producido mediante la Ley 10/2007 de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas, la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas pide a la Unión Europea que derogue la directiva.

La Plataforma, integrada principalmente por bibliotecarios, estima que afecta muy negativamente al servicio que las bibliotecas proporcionan a la sociedad.

Según el colectivo, el dinero destinado al pago del canon no se va a ver compensado por un aumento del presupuesto de que disponen las bibliotecas para la compra de libros y la prestación de servicios a sus usuarios. Los perjudicados serían en el fondo los cientos de miles de españoles que son usuarios de las bibliotecas públicas y, en definitiva, toda la sociedad.

Los miembros del colectivo consideran que la implantación de un canon por el préstamo de libros a las bibliotecas públicas supone un grave perjuicio para la función principal de éstas: facilitar el libre acceso de todos los ciudadanos a la cultura y a la información.

A sus miembros les preocupa también el hecho de que el canon sea recaudado a la administración por entidades privadas. Según ellos, este hecho supone una perversión de los principios fiscales difícil de asumir desde la defensa de los servicios públicos como mecanismos de garantía de los derechos ciudadanos.

La Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas sigue instando al Gobierno para que promueva en Europa, junto a otros Estados, un debate sobre la posible retirada de una directiva que introduce parámetros mercantiles en una tarea de servicio público que no tiene por qué ser gravada y que, con toda seguridad, será perjudicada en su misión de fomentar la lectura en un país cuyos índices dejan mucho que desear.

El cobro del canon por préstamo en el CSIC

Artículo extraído del boletín electrónico de la Red de Bibliotecas del CSIC, “Enredadera”, nº 15 (Agosto 2008), y publicado bajo licencia Creative Commons by-nc-sa/2.5/es/

En otras ocasiones se ha hablado desde estas páginas del pago del canon por préstamo (por ejemplo, Enredadera 13 y 14) y de las acciones que se llevan a cabo desde distintos ámbitos para intentar que no se aplique en España y que la directiva europea que lo regula (Directiva 2006/115/CE) sea derogada o modificada para que no se grave un servicio bibliotecario básico.

La Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas, en la Disposición final primera, ha modificado el punto 2 del artículo 37 del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, de modo que las bibliotecas de organismos de investigación quedan obligadas al pago de un canon por los préstamos que realicen, lo que supone que el CSIC tendrá que abonar anualmente una cantidad por los préstamos personales que haga su Red de Bibliotecas. Esto parece una contradicción con la redacción actual del punto 1 del mismo artículo 37, que no establece un límite a la reproducción con fines de investigación ni el pago de remuneración a favor de los titulares de derechos, y es también una discriminación clara con respecto a las bibliotecas universitarias, que sí están excluidas de ese pago.

Las entidades de gestión de derechos se han aprestado a reclamar el cobro de dicho canon, aunque todavía está pendiente la publicación del reglamento que debe concretar varios aspectos de la remuneración por préstamo. De hecho, recientemente, CEDRO ha remitido una carta a la Unidad de Coordinación de Bibliotecas reclamando una serie de datos para proceder a la liquidación de la retribución por préstamo. Se ha considerado que los términos de la carta eran inadecuados y que no es la Unidad quien debe relacionarse directamente con las entidades de gestión de derechos para este asunto, por lo que se ha indicado a CEDRO que debía dirigirse a los servicios jurídicos del CSIC.

Paralelamente, la Unidad de Coordinación de Bibliotecas ha hecho una consulta a Patricia Riera, conocida experta en estos temas, y, como consecuencia, se ha promovido un escrito dirigido al Ministerio de Cultura para que se estudie la posibilidad de que queden excluidas del pago las bibliotecas de organismos públicos de investigación por vía del reglamento pendiente de publicación. El escrito se ha hecho llegar a la Vicepresidencia de Organización y Relaciones Institucionales del CSIC para que lo dirija al Ministerio de manera oficial.

Este proceder se enmarca en el convencimiento de que si se atiende esta petición se estará favoreciendo la mejora de los servicios bibliotecarios en los organismos de investigación y se impulsará de forma indirecta pero firme el desarrollo de la ciencia y la tecnología y los beneficios sociales que comporta. Además, la exención que se solicita estaría acorde con las soluciones adoptadas por la mayoría de países de la UE que eximen del pago a las bibliotecas docentes y a las de investigación.

Mario Cottereau – C.BIC (Madrid)

* Según la interpretación -ya obtenida- del Ministerio de Cultura, el canon sólo afecta a las bibliotecas públicas en sentido estricto, quedando excluidas las bibliotecas especializadas, y, por tanto, las del CSIC. Los servicios jurídicos de dicha institución han informado ya a CEDRO de que los préstamos que realizan sus bibliotecas no conllevarán ningún pago por ese concepto.

IV Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas

La Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura organizó los pasados días 24, 25 y 26 de Septiembre de 2008, en A Coruña, el IV Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas bajo el lema “BP: Bibliotecas Plurales”.

La Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas acudió a la convocatoria, marcando su presencia nada más llegar con la colocación, en el vestíbulo del Palacio de Congresos Palexco (donde se celebraba el evento), de carteles “tuneados” con nuestro vistoso logo “avispa” (amarillo-sobre-negro) sobre la Torre de Hércules y el Ayuntamiento coruñés. Además, a la salida del acto inaugural repartimos en mano -incluso al Ministro de Cultura, César Antonio Molina- unas octavillas convocando a la sesión informativa sobre el canon que la Plataforma iba a impartir durante la última jornada.

El Jueves 25, nuestro compañero Javier Pérez Iglesias intervino brillantemente, defendiendo la lucha contra el canon y recordando la convocatoria del día siguiente, en el coloquio de la conferencia de Daniel Pimienta (Director de Funredes), titulada “La biblioteca accesible: Pasarela accesible, abierta e inclusiva al dominio público”. A su vez, Jesús Tramullas (Profesor titular de Documentación Automatizada en la Universidad de Zaragoza) puso nuestra octavilla en su ordenador mientras moderaba la mesa redonda “Mesa de Experiencias. Accesibilidad en la web”, de modo que cuando le enfocaba la cámara para la proyección del escenario el logo “avispa” invadía la gran pantalla.

El Viernes 26 tuvo lugar la sesión informativa de la Plataforma, durante la cual se proyectaron vídeos que había traído Marilena Cortesano, colega de la Biblioteca Civica di Cologno Monzese (Italia) y activista de la campaña “Non pago di leggere”. Asimismo se distribuyeron cientos de ejemplares de la comunicación que la Plataforma había presentado al Congreso (titulada “La visibilidad de las bibliotecas públicas en España: cuatro años de lucha contra el canon”), y cuya inclusión fue rechazada por la organización del mismo. El subtítulo “Comunicación rechazada” llamó la atención de muchas personas, que preguntaban por el motivo de tal oposición (cuestión que, claro, la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas no sabe responder, pues no es el interlocutor adecuado).

Nos alegra poder decir que, a pesar de ello, nuestra reivindicación ha estado muy presente en el IV Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas.