Un año más, insumisión

La resistencia de las bibliotecas ante el pago del canon por préstamo público se repite.

Tal como informan desde la COABDM, el dinero recaudado por CEDRO bajo este concepto fue tan escaso en 2011 que ni siquiera le vale la pena realizar su reparto, por lo que ha decidido esperar un año y sumarlo a la recaudación de 2012.

Falsa esperanza, pues a la insumisión bibliotecaria se une el hecho de que los recortes presupuestarios impuestos a estas instituciones han mermado radicalmente su capacidad de adquirir nuevas obras. Y CEDRO debe de ser el único que todavía no ha querido enterarse de que las bibliotecas son las mejores clientes de l@s autor@s