Carta abierta en defensa de las bibliotecas de Castilla-La Mancha

La tijera sigue cebándose en la red de bibliotecas de Castilla-La Mancha. Su plantilla continúa la lucha contra estos recortes sin fin mediante concentraciones de repulsa, recogida de firmas y cartas como ésta.

CARTA ABIERTA EN DEFENSA DE LAS BIBLIOTECAS DE CASTILLA-LA MANCHA

Los trabajadores y responsables de las bibliotecas públicas de Castilla-La Mancha, comprometidos con el acceso a la cultura y a la educación por parte de todos los ciudadanos, consideramos imprescindible alertar a la sociedad en su conjunto sobre el alarmante deterioro que está soportando y puede seguir sufriendo el servicio público que prestamos.

Desde hace unos días seguimos con incertidumbre las noticias que nos llegan de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha sobre la Instrucción firmada por el Director General de Función Pública que recoge el cese del 80% del personal interino de la Junta, incluida la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, de la que dependemos.

Los trabajadores de las bibliotecas manifestamos nuestra absoluta oposición a unas medidas que sólo pueden enviar a las Bibliotecas Públicas al abismo, y que además se vienen a sumar a otras decisiones tomadas en los últimos meses en la misma línea, todas ellas de enorme calado: la disminución del presupuesto para la compra de fondos, la supresión del presupuesto para la realización de actividades culturales, el despido de los técnicos de gestión cultural que llevan a cabo las actividades culturales que se desarrollan en los centros y que disfrutan miles de personas…

Nos vemos obligados a advertir de que la disminución de recursos humanos que ya se ha producido, y la que parece se va producir de forma inminente, va a provocar una depreciación brutal de los servicios que hasta ahora veníamos prestando en nuestros centros, de modo que será inevitable el cierre permanente de los servicios más demandados, como el servicio de préstamo, las salas infantiles o el acceso público a internet, la supresión de la programación cultural, la reducción del horario de apertura al público o, con toda probabilidad, todas esas restricciones a un tiempo.

Los bibliotecarios de Castilla-La Mancha, como ciudadanos de nuestra región y como servidores públicos, no podemos permitir ni compartir que los recortes lleven a la destrucción de unas infraestructuras culturales que cuentan con un enorme prestigio y que tantos años de trabajo ha costado levantar.

No olvidemos que las cinco bibliotecas públicas dependientes de la Junta tienen en conjunto más de 150.000 socios y prestan servicios diariamente a miles de ciudadanos, siendo el servicio público más
demandado después de los servicios sanitarios.

Las bibliotecas públicas son un derecho básico de los ciudadanos y, por ello, no se pueden recortar sus recursos.

Como tampoco se puede maltratar a los trabajadores preparando el despido masivo de un colectivo sometido durante los últimos días a una incertidumbre intolerable. Un despido que pone en cuestión no sólo la estabilidad laboral de los trabajadores sino el futuro de las bibliotecas públicas de nuestra región en sí mismo.

Por todo lo expuesto solicitamos al Consejero de Administraciones Públicas que retire la Instrucción y asegure la estabilidad de los puestos de trabajo del personal interino.

COLECTIVO DE TRABAJADORES DE LAS BIBLIOTECAS PÚBLICAS DE CASTILLA-LA MANCHA