“Recortes y bibliotecas”

Reproducimos un artículo de Pablo Pérez Casas publicado hoy en The Economy Journal.

“¿Pensábamos que las bibliotecas iban a ser diferentes a los hospitales o a los colegios públicos? ¿Creíamos que, estando en su mayoría las bibliotecas sostenidas con fondos públicos, no nos iban a recortar también a nosotros?. Porque nos piden un artículo sobre cómo ha afectado la crisis a las bibliotecas. Pero defendemos que no es la crisis sino los recortes. Es evidente que la inestabilidad financiera que sufrimos desde el año 2008 se podía haber afrentado de otras maneras muy diferentes. Por ejemplo aumentado el gasto y la inversión pública y no disminuyéndolo como se ha hecho.

Una vez sentado esto vamos a revisar cómo nos han maltratado los recortes para luego mostrar el modo en que los bibliotecarios nos hemos organizado para defendernos y luchar contra los mismos.

Lo peor, está claro, que le puede suceder a una biblioteca es que la cierren. En España uno de los casos más sangrantes de cierres de bibliotecas es el de las que dependían de la Obra Social de Caja Madrid. Tras el desmadre financiero de Blesa, Rato y demás, llegaron las vacas flacas y se decidió prescindir de lo menos rentable económicamente aunque si lo fuese socialmente. Así Caja Madrid -ahora Bankia- cerró casi todas de las 39 sucursales que tenía por todo el país. Recientemente hemos sabido que el banco se está dedicando a hacer caja a costa de esos locales. Así en Alcalá de Henares se ha puesto en alquiler la antigua biblioteca -¡con los libros dentro!- y en el barrio de Aluche en Madrid la biblioteca se ha transformado en una tienda de ropa. Triste signo de los tiempos.

Otro cierre preocupante es el de la biblioteca que la Fundación Germán Sánchez Ruipérez tenía en Salamanca. El cierre produjo mucha alarma entre la comunidad bibliotecaria puesto que dicha biblioteca, especializada en literatura infantil y juvenil, era un ejemplo para todos nosotros. En cambio la biblioteca de Las Palomas en el barrio granadino de El Zaidín no era muy conocida hasta que, entre el Ayuntamiento de Granada y la Junta de Andalucía, la cerraron en el verano del año 2011. Desde entonces si se ha hablado mucho, muchísimo de ella puesto que ha sido un auténtico ejemplo de lucha de los usuarios por reabrirla.

Las bibliotecas cierran o reducen horarios

En otras ocasiones no se llegan a cerrar las bibliotecas pero si se reducen sus horarios y servicios. Así, este pasado otoño, se denunciaban los casos similares de las bibliotecas de Valencia y de Sevilla. Las jubilaciones de los bibliotecarios no se reponen y el personal llega a ser insuficiente para abrir todas las bibliotecas. La solución, mucho más fácil que la impopular de cerrar las bibliotecas del todo, es cerrar unas por las mañanas y otras por las tardes. Se van reduciendo los horarios sin llegar a cerrar ninguna biblioteca.

También está la reducción de horarios que utiliza la excusa energética. Como es muy cara la calefacción o el aire acondicionado necesarios para mantener abierta la biblioteca pues se cierra esta en invierno o en verano. Sucede principalmente en las bibliotecas universitarias. Antes prácticamente todas abrían en los periodos no lectivos y, con horario extras, en épocas de exámenes. Con los recortes han dejado de hacerlo con el consiguiente enfado de los estudiantes que, en algunas ocasiones como en la Universidad de Badajoz o en la Complutense madrileña, han llegado a ocupar las bibliotecas.

Otra reducción de servicios es la que se refiere a las actividades culturales. Muchas bibliotecas han pasado de ser auténticos centros que dinamizaban la cultura de su barrio o población a no ofrecer ni una sola actuación de un narrador oral o cuentacuentos.

Porque hay que tener claro la situación, por ejemplo, de las bibliotecas situadas en pequeñas poblaciones. En esos lugares no hay ningún tipo de entretenimiento más allá del bar o la televisión. Por ello, si en la biblioteca hay una bibliotecaria con ganas de hacer cosas, puede llegar a convertirla en el único centro cultural de la localidad. Así que nos resulta muy triste ver como Comunidades Autónomas como la de Castilla-La Mancha, están reduciendo o eliminando ayudas a las bibliotecas de sus pequeños municipios. Que en muchos casos tienen que reducir sus horarios o directamente cerrar sus puertas volviendo a sumir estos pueblos en un desierto cultural.

Pero si hay un tipo de recorte que es común a casi todas las bibliotecas españolas es el de las adquisiciones. Nuestras bibliotecas han tenido un atraso secular en número de libros respecto a otras naciones europeas. Hace unos años la distancia se estaba consiguiendo acortar. Entre otros motivos por un Plan de Fomento a la Lectura que establecía unas ayudas proporcionadas entre el Gobierno Central y las Comunidades Autónomas.

Todo eso se ha acabado. El actual Ministerio de Cultura ahora esta compartido con el de Educación. Por ello es fácil adivinar cuál es el ministro que nos corresponde y que decidió, ya en el 2012, eliminar ese Plan. A eso se le añade que prácticamente todas las administraciones ya sean locales o autonómicas han hecho lo mismo. El resultado es lo que se han dado en llamar “mesas tristes” en las bibliotecas, refiriéndose a las mesas que antes mostraban las novedades literarias y que ahora están vacías o cubiertas solo con donaciones que, lógicamente, suelen ser publicaciones desfasadas en el tiempo.

Se nos va a permitir unas breves anotaciones sobre la actual situación laboral de las bibliotecarias y bibliotecarios. Desde fuera se suele considerar que todos son funcionarios con el puesto fijo. Pero no siempre es así. Por ejemplo en la red bibliotecaria madrileña son interinos casi el 40% de la plantilla. Eso significa estar expuesto a los despidos como sucedió, entre otros lugares, en Castilla-La Mancha o en la Universidad Politécnica de Madrid. De hecho en España, según las últimas estadísticas bibliotecarias del INE, hay menos bibliotecarios para atender a más público.

Porque eso es un dato importante a tener en cuenta. La crisis y el paro han llevado a muchas personas a acudir a la biblioteca a buscar ese libro que ya no puede comprar. O a usar el Internet que ya no tiene en su inexistente trabajo o que ya no puede pagar en su casa. Es paradójico que se esté escatimando en bibliotecas precisamente cuando más se utilizan. Alguien, en Estados Unidos, dijo que recortar en bibliotecas en tiempos de crisis era como cerrar hospitales cuando hay una epidemia.

Cada vez más, los bibliotecarios son personal externalizado

Además hay que señalar que muchos -por desgracia cada vez más- de los bibliotecarios son actualmente personal externalizado. Sí, siguiendo la funesta moda neoliberal se está dando la gestión de algunas bibliotecas a empresas privadas que, al interponer un innecesario intermediario, encarecen el coste. Eso cuando no dan lugar a casos de corrupción.

Así, por ejemplo, las bibliotecas municipales de A Coruña o de Murcia están externalizadas desde hace tiempo. Más recientemente se dio la gestión de la biblioteca de San Francisco en Pamplona a otra empresa privada.

Pero donde la externalización se ha extendido más es, precisamente, en la biblioteca cabecera de todo el sistema: la Biblioteca Nacional de España. Allí hay casi 500 empleados que dependen de unas empresas privadas que han conseguido jugosos contratos para realizar labores bibliotecarias en la BNE. Esta situación ha sido repetidamente denunciada por el grupo “No a la Privatización de la Biblioteca Nacional” que ha realizado muchas acciones de protesta contra la situación.

Y con esto ya entramos de lleno en la reacción que hemos tenido los y las bibliotecarias ante estas situaciones de recortes. Al igual que la marea verde educativa o la marea blanca sanitaria nosotros también tenemos nuestra marea y nuestro color. Se trata de la marea amarilla bibliotecaria que ha sido propagada desde la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en las Bibliotecas. Hay que entender que los bibliotecarios somos menos que los profesores o sanitarios pero aun así tenemos nuestras camisetas amarillas con las que vamos a las manifestaciones en defensa de los servicios públicos. Además hace poco nos hemos organizado con otros compañeros en la Plataforma en Defensa de la Cultura.

Hay protestas locales ante los cierres de sus bibliotecas

Otros grupos muy activos son el de la Plataforma COABDM (por la Creación de un Colegio de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid) y el de Index Murcia. En Murcia, precisamente, se llegó a crear el Comando de Liberación Bibliotecaria que “secuestró” unos libros para llamar la atención sobre la privatización y cierre de las bibliotecas murcianas.

Y por supuesto tenemos las protestas locales ante los cierres de sus bibliotecas. Así la mencionada clausura de la biblioteca de la FGSR en Salamanca provocó manifestaciones y actos culturales de protesta. Por su parte, el también citado, cierre de la biblioteca de Zaidín en Granada ha ocasionado unas persistentes acciones reivindicativas por parte de sus usuarios. Es un ejemplo más de como cerrar una biblioteca es una de las decisiones más impopulares que puede tomar un alcalde.”

#Pablo Pérez Casas. Bibliotecario de profesión y vocación. Ha trabajado en diferentes tipos de bibliotecas. Recuerda con agrado las bibliotecas públicas en las que ha estado como las de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Pero también ha disfrutado en bibliotecas universitarias (Carlos I, Complutense) o en la Biblioteca Regional de Madrid. Colabora con la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en las Bibliotecas.

Sábado 23 de Noviembre: ¡Vuelve la Marea Ciudadana!

…y esta vez más arropada que nunca por el mundo de la cultura, que ha creado su propia Marea Roja. La Marea Amarilla estará con ella, pues la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas forma parte de la nueva Plataforma en Defensa de la Cultura.

image001

23nVolvemos

Reproducimos también, como complemento a la convocatoria, la carta abierta que Index Murcia ha publicado en el diario digital ElPajarito.es:

Porno en las bibliotecas de Murcia

Y, ahora que ya he captado tu atención, vamos al lío… Públicas. Qué bonica palabra para acompañar a “biblioteca” si fuera verdad, porque, amig@s, hace mucho tiempo que en este país dejaron de serlo. Es probable que esto haya pasado desapercibido para la mayoría de las personas. Al fin y al cabo, las bibliotecas seguían abiertas. Bueno, no en todos los casos, pero ese es otro tema y yo he venido a hablar de mi libro.

Hace unos cuantos años que los profesionales de las bibliotecas (por cierto, sabéis que es una carrera universitaria, ¿no?) somos precarios. Me explico. Fantásticas empresas privadas llegaron para ocuparse del personal “temporal”. Porque, ya se sabe, público y mala gestión suelen ir unidos. Y así, a los becarios de formación, esos trabajadores baraticos que realizan exactamente las mismas funciones que sus compañeros de administración, se unieron los subcontratados. Varias bibliotecas y archivos de pueblos de la Región de Murcia y la propia Biblioteca Regional fueron abastecidos con hordas de recién titulados en busca de un primer trabajo.

Pasados unos cuantos años, los titulados de mi generación dejamos de ser mocic@s y buscamos cierta estabilidad laboral; ya veis, cosas de loc@s. Entonces seguimos estudiando y estudiando y estudiando para oposiciones que nunca llegaron (bueno, alguna que otra suelta). Mientras, seguíamos trabajando como etern@s becari@s o en una empresa externalizada, con sueldazos de en torno a 5 euros brutos/hora.

¿Y después? Después llegó la crisis para el resto (nosotros ya estábamos en ella) y la privatización es buena pero, aun así, cara. De forma que aparecieron los voluntarios. Maravilloso, cuentacuentos, prestadores (los prestamistas son esos de fuera a los que tanto dinero debemos los españoles), catalogadores, etc. ¡Y gratis! (venga, que a esta invito yo.)

Pero la voluntariedad, tan bien vista por muchos políticos, no terminaba de cuajar entre los ciudadanos. Tal vez era demasiado evidente que, en muchos casos, su presencia supondría el despido de trabajadores. No problem. Aún nos queda una última figura, mi preferida: los parados. ¡Bien! Personas sin formación en bibliotecas (recordemos que existe una titulación universitaria) que, para seguir cobrando su prestación por desempleo, deben, obligatoriamente, reemplazar a interinos, becarios, subcontratados, etc.

Todos estos “modelos” no tienen por qué existir simultáneamente en un mismo lugar. Hasta es posible que no os los hayáis encontrado en vuestras bibliotecas. ¿Quién sabe? Seguramente tampoco os lo habéis planteado.

Sería bueno que al menos fuésemos conscientes de la situación. Murcianic@s, nos están robando, están destrozando los servicios públicos (como las bibliotecas). Y lamentándonos no vamos a solucionar nada. Pero no voy a ser yo quien llame a la gente a manifestarse (ya sabéis que pronto esto estará penado). Sólo que si, casualmente, el 23N estáis por Murcia, tal vez podríamos quedar para dar un paseíco. Y recuerda que, entre las múltiples mareas, también existe otra, pequeña y un poco tímida. Es amarilla y tiene un lema, “las bibliotecas públicas no son un gasto, son una inversión”.

[María José Baños Moreno es vicepresidenta de Index Murcia, Asociación de Profesionales de la Información y la Documentación de la Región de Murcia.]

Amenaza inminente a las Bibliotecas de Barrio de Collado Villalba (Madrid)

Reproducimos la petición de socorro de las Bibliotecas de Barrio de Collado Villalba (Madrid).

Las Bibliotecas de Barrio de Collado Villalba pueden echar el cierre al finalizar el curso escolar, tras 13 años de servicio a los ciudadanos. Siete bibliotecas y una videoteca cerrarán si el Ayuntamiento no recibe la subvención de la Comunidad de Madrid que las mantiene, aunque la cantidad sólo supone un 0,3% del presupuesto municipal. Este jueves 27 de junio se lleva al Pleno una moción para que se mantengan las Bibliotecas de Barrio tal como se conocen. Firma esta solucitud para conseguirlo.

Las Bibliotecas de Barrio de Collado Vilallba están dentro del programa del Plan de Mejora de Servicios Educativos, que cuenta con una subvención por parte de la Comunidad de Madrid de 110.500,00 €, subvención que ha venido recortándose año tras año y que para el próximo curso amenaza con desaparecer.

Si no se recibe esta subvención, el Ayuntamiento de Collado Villalba está planteándose cerrar las Bibliotecas de Barrio, que llevan abiertas desde hace 13 años y sólo en este curso escolar han sido visitadas por cerca de 38.000 personas, habiéndose realizado un total de 4.000 préstamos, además de tener procesado un fondo bibliográfico de más de 40.000 volúmenes.

Las Bibliotecas de Barrio están asociadas a distintos colegios públicos de Collado Villalba y ahora mismo están constituidas por siete bibliotecas y una videoteca. En ellas trabajan tres bibliotecarias (auxiliares de bibliotecas que son personal municipal) y el resto de centros se gestiona con estudiantes de las carreras de Biblioteconomía y Documentación, mediante Convenios de colaboración con las Universidades Carlos III y Complutense.

El programa que se desarrolla en las bibliotecas de los centros escolares hace que éstos se abran en período no lectivo al público en general, no sólo a la población escolar. La tónica habitual de las Bibliotecas de Barrio es promover la afición a la lectura en todos los rincones de la localidad, organizando originales actividades e iniciativas, que en algunos casos se han convertido ya en todo un clásico, como los Clubes de Lectura, la Hora del Cuento, el Maratón de Lectura, los rastrillo de libros, la iniciativa “Ordenadores para todos” (que trata de popularizar el acceso a los equipos informáticos y a la red Internet a todos los vecinos), y otras iniciativas como la Semana del Libro, que busca el protagonismo de los jóvenes y acerca la magia de la literatura, promocionando las bibliotecas y el valor del libro y la lectura. También se organizan periódicamente otras iniciativas como “Una tarde de estudios”, talleres medioambientales y “El rincón del pequeño lector”. Durante este curso escolar, se ha puesto en marcha la iniciativa “Matemáticas divertidas”, que ha acercado talleres y material didáctico a los más pequeños, así como el programa de actividades relacionadas con la Convivencia y el concurso municipal “Collado Villalba se pinta de Convivencia”.

Por todo ello, las Bibliotecas de Barrio se han constituido en un elemento fundamental del tejido social, educativo y bibliotecario de Collado Villalba, y su mantenimiento, con el personal actual vinculado a ellas, es completamente necesario para este municipio, teniendo en cuenta que mantener abiertas estas bibliotecas no supone ni un 0,3% del presupuesto municipal.

Firma para que sigan abiertas las Bibliotecas de Barrio de Collado Villalba.

Acción de protesta ante Basanta, director de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez

Este Miércoles 5 de Junio, compañeros de la Marea Amarilla y de la Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas sorprendieron a Antonio Basanta. Éste es el Director de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez que va a cerrar su biblioteca infantil y juvenil en Salamanca.

Cuando Basanta iba a comenzar una conferencia, en un acto encuadrado en la Feria del Libro de Madrid, fue interrumpido por unos bibliotecarios con su camiseta amarilla que le recordaron su orden de cerrar la biblioteca de Salamanca. Tras un breve momento, y el aplauso de parte del público a los activistas, la conferencia pudo tener lugar. Al final de la misma Basanta pudo explicar a la audiencia su versión del problema. Explicación que continuó luego en privado a nuestros compañeros. Le pidieron permiso para grabar sus palabras y Basanta lo concedió. Así que en breve las reproduciremos para que así el Director General pueda dar a conocer directamente su versión de lo que sucede, sin que ningún medio de comunicación lo pueda tergiversar y así llegue sin interferencias a todos.

602371_391179710991297_2036842691_n

1 de Junio: Marea Europea contra los recortes y por una verdadera democracia

601798_371128069660088_1194876246_n

MANIFIESTO 1J

Pueblos Unidos contra la Troika: 1 de Junio Manifestación Internacional
MAREA EUROPEA contra los recortes y por una verdadera democracia

“Las brutales e inhumanas políticas de ajuste impuestas por la odiosa Troika (el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea) con la ayuda de los gobiernos cómplices, están causando en Europa la mayor crisis de la democracia de las últimas décadas. Millones de personas estamos siendo condenadas al paro, la pobreza e incluso a la muerte por una deuda ilegítima e impagable, que en su mayor parte es privada; de bancos, grandes empresas y entidades financieras. El rescate Europeo a la banca, avalado y garantizando por el Estado, una vez más privatiza los beneficios mientras socializa las pérdidas y a cambio exige recortes sangrantes…..”

Manifiesto completo: https://docs.google.com/file/d/0B5VgFo_nlmNJN1BTQ0daajQzVDA/edit

Mapa de convocatorias: http://mareaciudadana.blogspot.com.es/p/mapa-de-convocatorias.html